domingo, 11 de marzo de 2012

NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR La salud como menú principal.

NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR
La salud como menú principal.
´Dime lo que comes y te diré quién eres´,  frase que sirve para reflexionar y animarse a comenzar una dieta sana, la que además de mejorar la figura, ayude a encontrar un equilibrio en el organismo y como consecuencia, un estilo de vida saludable. Óptimo, el deseable.
Centrada en la prevención o el tratamiento de enfermedades, sin duda alguna, aliada  para mejorar la calidad de vida con lo que te alimentas.
El desafío: alcanzar la estimulación y "conexión con el potencial físico, mental y emocional"


Cada palabra por su significado.  "Orthos" palabra griega que significa "correcto" o "justo" y "Molecular" en referencia a las moléculas de los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.
El concepto de nutrición ortomolecular fue acuñado por el doble premio Nobel, Linus Pauling en 1968. Según sus palabras, este tipo de alimentación “consiste en proporcionar a cada persona la concentración óptima de las sustancias que están presentes en nuestro organismo, con el fin de corregir alteraciones y mantener una buena salud”.
Desde la perspectiva de que cada persona reúne una serie de características genéticas, bioquímicas y fisiológicas determinadas y distintas a la de los demás; la nutrición ortomolecular no maneja estandares, se aplica de manera partícular, indagando y decubriendo las necesidades individuales de cada organismo.
En base a lo anterior ortomolecular se refiere a la terapia basada en el conocimiento molecular y funcionamiento celular, así como en el descubrimiento de los motivos que originan la pérdida del control celular provocando los síntomas y signos propios de una enfermedad.
Una vez obtenido este diagnóstico se procede a administrar las concentraciones "correctas" de estas sustancias ( que de manera natural estan presentes en el cuerpo humano) a través de los alimentos y complementos alimenticios, obteniendo así un nivel óptimo de las mismas.
Será entonces a través de una buena dieta, donde se incorporen los alimentos correctos y en sus cantidades adecuadas (carácter ortomolecular), donde se permitirá que el funcionamiento celular sea el apropiado para el organismo, por supuesto atendiendo a la individualidad del ser humano, donde factores como la edad, género y actividad son primordiales a la hora de establecer un plan alimentario.
Así, la alimentación ortomolecular interviene de manera holística, esto significa viendo al individuo como un todo y donde los procesos de digestión se entrelazarán con todo el resto de acciones que se provocan en el cuerpo. De esta forma, las patologías serán tratadas de manera integral, donde los nutrientes jugarán un papel protagónico en el proceso de recuperación.
A su vez, esta alimentación tiene dos formas de aplicación Existen dos formas de concebir este tipo de tratamiento. Una, la que se refiere a la nutrición ortomolecular y que tiene que ver con “nutrirse bien y prevenir enfermedades teniendo todos los órganos vitales sanos” y la segunda, la medicina ortomolecular que tiene como misión “tratar ciertas patologías a través de la alimentación” y suplementos que el profesional de la salud considere necesario administrar, como por ejemplo: vitaminas, minerales, oligoelementos, proteínas, antioxidantes naturales, citando alguno de ellos. Siempre la administración de suplementos debe ser administrado por un médico o especialista en el tema. Nunca debe un individuo automedicarse.
Una de las características principales en la alimentación ortomolecular es su carácter de individual, es decir, cada persona tiene una dosis y dieta específica. “Cada ser humano es un ente individual, único e irrepetible" de esta manera es manejada su terapia.
Si bien la dieta y la técnica aplicada en el paciente es personalizada, debe destacarse que existen productos y alimentos que todos podemos consumir con el fin de obtener resultados beneficiosos tanto para la prevención como para la recuperación de enfermedades. A la vez de lograr en el organismo la incorporación de los seis nutrientes esenciales.
El agua es la base de la vida, y el nutriente elemental o cabeza de fila para que el resto de los nutrientes puedan interactuar en el organismo, metabolizar o sintetizar nuevos productos. Nuestra constitución corporal es principalmente agua, como consecuencia nuestro principal alimento nutriente.
Frutas y verduras, contienen Agua, hidratos de carbono estructurales, fibra, vitaminas, minerales, y potentes antioxidantes, esos que previene a la planta de los agentes externos, son los que atrapan radicales libres en el ser humano. Una dieta basada en agua, frutas y verduras, es el remedio infalible contra las enfermedades de todo tipo.
Legumbres, semillas y frutos secos, este grupo de alimentos poco incluido en las dietas, laten por sí solos. Combinados en la dieta nos aportan fibra, proteínas de fácil metabolismo y digestión y ácidos grasos esenciales: Omega 3, 6 y 9. Por ser de origen vegetal no contienen grasa saturada ni colesterol.
Huevo: El huevo, contiene péptidos bioactivos, hoy se estudian sus propiedades antioxidantes, antimicrobianas, inmunomodulante, antecancerígenas y antihipertensivas. Antes se manejaba un concepto erróneo, relacionando su consumo al aumento de colesterol en salgre. Hoy se sabe a ciencia cierta, que el huevo no aumenta el colesterol y que una dieta variada, saludable y equilibrada le dice sí al huevo!
Carnes, de preferencia blancas, y de animales monogástricos. Teniendo en cuanta que perfectamente se puede manejar una dieta equilibrada sin el consumo de carne.
Lacteos: Este es un tema que entra cada día más en discusión, para lo cual creo que hay que manejarse con cautela y respeto, sobre todo porque forma parte de una cultura de antaño. La leche y sus derivados son fuente importante de nutrientes, entre ellos el calcio y sus proteínas con cadena de ácidos grasos completa. Vitaminas y minerales. Pero como todo alimento, puede ser reemplazado. Podemos encontrar en otros alimentos fuentes de calcio y proteínas, en las hortalizas, en las legumbres, en los cereales integrales, en semillas y frutos secos: nueces almendras castañas, por ejemplo. Estas fuentes, también nos aportan calcio, son ecológicamente sustentable y nos ayuda a proteger el medio ambiente.
Si a los cereales! La industria se ha encargado de eliminar de las gramíneas la parte mas nutritiva y antioxidante, la cáscara o fibra. Los cereales deberíamos consumirlos integrales: trigo, avena, arroz, maíz. Volver a sus preparaciones simples y a esos guisos con cuchara que ofrece y tanto motiva el slow food o comida lenta. Evitar las harinas refinadas, las menos indicadas, masas y panaderías.
También está el consumo de verduras que en palabras del médico ortomolecular: “deben ser crudas e ingeridas todos los días, pues ahí están todos los elementos base de la vida”, destaca. Por último, la indicación es evitar el consumo de carne – considerar mayoritariamente la de pescado y pollo – y cereales integrales evitando las harinas refinadas, pues son aquellas las peor indicadas.
De esta forma, y evitando además el consumo y mezcla de carbohidratos refinado e industrializados (papas, harinas y arroz), podríamos además de estar saludables conseguir el peso ideal, pues este tipo de dieta permite quemar la cantidad adecuada de energía que el organismo produce, sin almacenar grasa de más.
No a los alimentos artificiales

El Lic. En Nutrición Miguel Leopoldo Alvarado, mexicano, es especialista y referente en dietética ortomolecular.
Nos aporta algunos datos interesantes a considerar:
 Supresión total de alimentos artificiales o comida chatarra.
Prescripción de una dieta equilibrada compuesta exclusivamente por alimentos naturales, integrales y de preferencia orgánicos”.
“Identificación y exclusión de los alimentos que aún siendo naturales e integrales, causan problemas de alergias o intolerancias en el caso personal de cada paciente”.

“Prescripción de una fórmula básica y completa de micronutrientes: vitaminas, minerales, oligoelementos, fotoquímicos, enzimas. La receta de estos debe ser en dosis superiores a las mínimas recomendadas como base de todo tratamiento, en todo tipo de personas y enfermedad”.
“Prescripción de compuestos adicionales de nutrientes en optidosis personalizadas normalmente muy superiores a las dosis mínimas recomendadas”.
Por último, Miguel Alvarado menciona que en algunos casos es necesario recetar megadosis de algunos nutrientes aislados, “los cuales se utilizan con fines farmacológicos”.
Miguel, aduce: “La nutrición ortomolecular puede ser un extraordinario y eficaz recurso complementario de cualquier método terapéutico”
Linus Pauling: No existen enfermedades, sino carencias de nutrientes
Hipócrates: Que tu alimento sea tu medicina …
En este camino por andar, en la vida, debemos entender que nacemos seres conscientes, animales inteligentes, sabios por naturaleza. Sigamos así …  La Madre Tierra, el Agua y el Sol forman el trinomio de la vida. De aquí podemos alimentarnos, crecer y vivir plenos …
María José Molina
Lic. En Nutrición

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si deseas, puedes comentar o dejar tu inquietud.