jueves, 10 de mayo de 2012

CONOCE EL SUPERANTIOXIDANTE DEL OLIVA QUE HACE BIEN!


ACEITE DE OLIVA
UN SUPERPOLIFENOL QUE HACE BIEN


                Las grasas, los aceites y sus propiedades, siempre fue un tema que me interesó por demás. De hecho mi tesis de grado fue relacionada al porcentaje de grasas óptimo en la dieta y el análisis de las semillas de chía. Ahí, con Ariela, mi amiga y compañera de tesis, estudiamos en profundidad el alto consumo de grasas saturadas en la dieta, el bajo consumo de ácidos grasos Omega 3, la alta concentración en los alimentos en Omega 6 y el desbalance que ingerimos de ácidos grasos de los tres tipos: saturados, monoinsaturados y poliinsaturados en la dieta diaria.

                A veces pienso que no alcanzaría una dieta aparte para controlar y balancear las grasas en la misma. Podríamos respondernos qué comimos hoy, pero no podríamos respondernos con precisión qué grasas consumimos, mucho menos el tipo de ácidos grasos; y les aseguro que lograr un balance de ellas es todo un tema. 

                Por mucho tiempo, aún hoy, se han relacionado las grasas como un factor negativo de la dieta, creyendo que son el motivo por el cual engordamos. Por supuesto, en parte es así. Lo que no entendemos es que lo modificable para contrarrestar ese efecto no es eliminarlas, sino saber elegirlas. Créanme hasta para bajar el colesterol aún estamos eligiendo las grasas incorrectas. No es el pescado el que debe pagar nuestros  errores.

                Y nuevamente la naturaleza, sabia, sutil, perfecta, amiga de hombre, nos muestra que tiene la razón, nos muestra lo invisible, lo que no queremos ver,  lo esencial. Eso que no se vé, pero necesitamos y que el cuerpo pide en silencio,  y en capricho y rabia muestra enfermo; eso invisible, que el ojo humano no mira, pero necesita, eso que hace bien, pero que hasta que no se descubre no se practica con fervor; eso es la magia de la naturaleza, es la alquimia puesta en los alimentos, es lo que nos ofrece para que podamos vivir en salud.
.
                Se habla del aceite de oliva como el mejor aceite, yyyy …. sí, lo es, y digamos que lo es, no por su composición, la cual puede competir con muchos otros aceites y quedar atrás, sino que lo es por su obtención, lo cual le da la ventaja de ser uno de los pocos aceites logrados por un proceso natural, o sea, más que un aceite, es su propio jugo. Que delicia!

                Se habla también de sus propiedades antioxidantes, estables al calor y a la luz. Sabemos de sus propiedades funcionales como protector cardiovascular y le atribuimos esas propiedades a sus conocidos ácidos grasos, por demás demostrados. El ácido oleico, como cabeza de fila demuestra y comprueba sus efectos hipolipemiantes y cardiosaludables, al igual que la vitamina E que contiene, como factor antioxidante.
               
                Pero vamos por más! Resulta que un estudio súper  interesante descubre una sobrecarga de polifenoles, es decir, esas sustancias antioxidantes, de la cual,  todos  hemos oído hablar bastante, favoreciendo la respiración celular, evitando el envejecimiento, promoviendo la expresión de enzimas antioxidantes y como consecuencia, favoreciendo la longevidad.
¿Que nos cuenta el estudio?

                Se encontraron niveles muy altos, 2.000 mg de polifenoles/kg de aceite. Se identificaron 9 compuestos polifenólicos, pero se destacó el más importante, y aquí se los presento, el HIDROXITIROSOL, este sería el compuesto principal.  (10 mg/kg de aceite). Leer este estudio me pone feliz, porque veo que no solo las grasas son buenas, sino son los alimentos en su envase lo que entregan la composición ideal que hace a su función. Es decir, se suma al oliva un nuevo compuesto con propiedades fantásticas!

Resultados de laboratorio:
El estudio en ratas, en donde se alimentaron a un grupo con oliva y el otro con aceite de girasol, demostró resultados sorprendentes:  
*        A los 3 días, el grupo oliva alcanzó los niveles máximos de hidroxitirosol plasmático (395 ± 39 ng/mL; p < 0,001 vs girasol y control; n = 10).
*        La secreción de insulina, en respuesta a 22 mM glucosa, tras el estrés oxidativo fue superior en el grupo oliva (580 ± 35 pg insulina/µg proteína/60 min; p < 0,05 y 0,001 vs girasol y control; n = 6).
*        La acumulación de malonildialdehído en el grupo girasol fue 1,5 veces superior en hígado y en islotes (p < 0,05 vs oliva; n = 4).
*        El grupo oliva presentó una expresión significativamente mayor de la enzima catalasa (p < 0,05 vs girasol; n = 4).
*        La expresión de las otras dos enzimas no fue significativamente distinta.

La conclusión de este estudio fue que la ingesta de aceite de oliva rico en polifenoles protege frente al estrés oxidativo mediado por el aumento de la capacidad antioxidante e indirectamente aumentando la expresión de enzimas antioxidantes.

                Me sumo a esta conclusión, la aplaudo y la amplío. Las grasas en la dieta, importan y mucho. Elegir grasas de origen vegetal de primera presión en frío y alimentos grasos que podamos incluir en nuestra dieta a diario, como nueces, castañas, maní, almendras,  no solo ofrece grasas o ácidos grasos esenciales, la naturaleza ofrece medicina natural, medicina mediada por la naturaleza, medicina pura, con propiedades biológicamente activas. El consumo de plantas, hojas, semillas, frutos secos, granos, en este caso oliva, son herramientas benéficas, económicas, accesibles, amigas del hombre y del medio ambiente.

                Por último pensemos y reflexionemos, los polifenoles solo se obtienen de una dieta vegetal y cada día son mas las evidencias con las que se cuenta para mostrar la fuerza súper poderosa de la naturaleza para prevenir, curar y acompañar al hombre en el mundo. Cuidemos el medio, cuidemos el entorno, comencemos a entender que somos una semilla que germina, y de allí, partamos ...
                                                                                    María José Molina

Fuente de estudio:
PAPEL ANTIOXIDANTE DE UN ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA RICO EN COMPUESTOS POLIFENÓLICOS
Oliveras López MªJ*, Berná Amorós G**, Magalhaes Carneiro E**, López García de la Serrana H*, Martín Bermudo F**, López Martínez MªC*
Facultad de Farmacia, Departamento de Nutrición y Bromatología. Granada. **Universidad Miguel Hernández, Instituto de Bioingeniería. Alicante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si deseas, puedes comentar o dejar tu inquietud.