martes, 1 de mayo de 2012

¿SABIÁS QUE HAY VALIUM EN LA COMIDA?




                Quien crea que el VALIUM es un invento del siglo XX, continúe leyendo, porque se sorprenderá! Si la madre naturaleza pudiera patentar, es a quien verdaderamente le corresponde dicho logro. Al parecer, tanto los seres humanos como los animales vienen consumiendo la droga en los alimentos desde épocas inmemorables.
               
             Científicos alemanes tropezaron con este hecho asombroso al examinar el tejido cerebral de personas fallecidas antes de 1940. El VALIUM no salió al mercado hasta los años sesenta. Sin embargo, los cerebros de la era PRE-VALIUM contenían rastros innegables de benzo.diazepinas naturales: sustancias que alteran el estado de ánimo, de las cuales el VALIUM es una de las mas representativas. Habían llegado a los tejidos varios años antes de inicirse la producción en los laboratorios Hoffmann-La Roche.

                Además los científicos, -doctores Ulrich Klotz y Elizabeth Unseld, del instituto Fischer-Bosch de Farmacología Clínica de Stuttgart- detectaron los tranquilizantes en los cerebros de animales salvajes y domésticos, entre ellos perros, gatos, ciervos, vacas, pollos, y también en los huevos, la leche de vaca, y la sangre de personas que nunca habían consumido la droga.

                ¿Cómo llegó allí?
                La explicación más razonable es que esas sustancias deben estar presentes en las plantas comestibles y que una mínima parte queda alojada en los tejidos cerebrales estudiados. Los científicos se orientaron a detectar las benzodiacepinas en los alimentos.

                La papa, las lentejas, los frijoles de soya amarillos, el arroz, el maíz, los hongos y las cerezas, las contienen, aunque en cantidades minúsculas.

                ¿Por qué salpicó la Madre naturaleza a los alimentos con dosis minúsculas de tranquilizantes?
                El doctor Klotz piensa que los tranquilizantes en los alimentos podrían servir de mensajeros, neurotransmisores, neuromoduladores del cerebro. Pero de existir algún efecto farmacológico tendría que ser muy sutil. De acuerdo con los cálculos del doctor Klotz, sería necesario consumir alrededor de doscientas veintidós libras de papas de una sola vez para sentir los efectos de una dosis normal de 5 a 10 miligramos de VALiUM. Francamente, dice, en este momento nadie sabe si llos tranqulizantes naturales desempeñan algún papel "biológico". El propósito que natura perseguía al ponerlos en los alimentos sigue siendo un misterio para la ciencia.

Otros alimentos con propiedades calmantes y sedantes:
AJO, ANÍS, CÁSCARA DE LIMÓN VERDE, CÁSCARA DE NARANJAS, CEBOLLA, CLAVO DE OLOR, COMINO, HINOJO, JENGIBRE, MEJORANA, MENTA VERDE, MIEL, PEREJIL, SALVIA, SEMILLAS DE APIO.

Algunas medidas que inducen al tratamiento natural

Tratamiento no farmacológico
                El tratamiento no farmacológico tiene algunas ventajas con respecto al farmacológico: es más económico, presenta menos efectos secundarios, el paciente es protagonista activo de su mejoría y a largo plazo –cuando es eficaz– tiene menos riesgo de recaídas. Tiene el inconveniente de ser más difícil de poner en práctica ya que requiere cambios en los hábitos de vida –arraigados a veces– exigen mayor dedicación por parte de los médicos y son pocos los terapeutas que dominan estas técnicas; es más sencillo y efectivo a corto plazo prescribir un hipnótico que persuadir al paciente de lo beneficiosos que son a largo plazo los cambios de hábitos.
                En muchas ocasiones conviene apoyarse temporalmente en los fármacos mientras se enseña a poner en práctica el tratamiento conductual escogido, de hecho los mejores resultados se han obtenido con la aplicación conjunta de medidas psicológicas y farmacológicas.
                Independientemente del tipo de tratamiento que se prescriba al paciente, en todos los casos de insomnio, alteración del ritmo del sueño o prescripción farmacológica son muy útiles las llamadas medidas de higiene del sueño

1- Intente una rutina: Despertarse y acostarse todos los días a la misma hora.
2- Limite el tiempo diario de cama al tiempo necesario de sueño(8hrs)
3- Suprima la ingesta de sustancias con efecto activador o estimulador de SNC. Reemplace café, té, yerba mate por infusiones que inducen al sueño, como la menta, el tilo, la melisa, la infusión de cáscara de naranjas(contiene miorrelajantes que inducen al sueño reparador)
4- Evite largas siestas durante el día.
5- Realice ejercicio físico, evitando las últimas horas del día por su efecto excitante.
6- Tome baños de agua a temperatura corporal por su efecto relajane.
7- Coma en horarios regulares y evite comidas copiosas cerca de la hora de acostarse. Incluya en la cena alimentos vegetales, incluya hojas verdes y legumbres en reemplazo de la carne. Acompañe con una infusión caliente con propiedades sedantes.
8- Aprenda algún ejercicio de relajación que le agrade, incorpórelo a su rutina diaria antes de acostarse, por ejemplo: respiración o meditación.
9-  Mantenga condiciones adecuadas para dormir( temperatura, luz, tipo de almohada, dureza de la cama, etc.)
                                                                                                                                                                                      María José Molina
Fuentes:
Jean Carper. Los alimentos medicina milagrosa. Editorial NORMA
SARRAIS, F.  y  DE CASTRO MANGLANO, P.. El insomnio. Anales Sis San Navarra[online]. 2007, vol.30, suppl.1 [citado  2012-05-02], pp. 121-134 .

1 comentario:

Si deseas, puedes comentar o dejar tu inquietud.