miércoles, 17 de abril de 2013

PROPIEDADES NUTRITIVAS DEL TÉ

          La alta concentración de nutrientes y antioxidantes presentes en el té, lo hacen una de las opciones de consumo más saludable accesible a todas las personas. Los beneficios más destacados del té son, entre otros: reducir los niveles de LDL colesterol, reducir la concentración de triglicéridos, acción estimulante del sistema nervioso (mayor en el té negro, menos en el verde y blanco), reducir la ansiedad, actuar como quemagrasas, aumentar la densidad ósea, prevenir la formación de caries, prevenir el envejecimiento prematuro, inhibir el apetito, prevenir patologías cardíacas y algunas formas particulares de cáncer. Estas conclusiones se derivan de investigaciones no formales y formales. Algunos ejemplos de estas últimas, son las siguientes:


        El té negro fue encontrado beneficioso para reducir el posible riesgo de cáncer de ovario. Un estudio publicado por el International Journal of Gynecological Cancer, en 2006, reportó que aquellas mujeres que bebieron 2 o más tazas de té negro por día, redujeron un 30% el riesgo de contraerlo.

El té negro fue encontrado eficaz para prevenir el desarrollo del Mal de Parkinson. La Dra. Ann Walker, miembro del Té Advisory Panel, en 2008, estuvo al frente de una investigación en la que participaron más de 63000 hombres y mujeres comprendidos entre las edades de 45 á 74 años. Aquellas personas que bebieron 24 tazas o más al mes, redujeron un 71% la probabilidad de contraer la enfermedad.


             El té verde ha sido valorizado recientemente por su aporte en la reducción del peso corporal. Una sustancia hallada en este tipo de té, llamada EGCG o Epigalocatequina Galato, se ha demostrado eficaz para reducir el apetito, disminuir el peso corporal y los niveles de azúcar sanguíneos. Este hallazgo fue realizado por los Dres. Kao, Hiipakka y Liao, Endocrinology 2000.

Tanto el té negro como el té verde se han demostrado efectivos para prevenir la aparición de enfermedades coronarias, según una serie de estudios realizados en Inglaterra y publicados por el United Kingdom Tea Council, entre 1997 y 2005.

El té verde ha sido valorizado por su destacado poder antioxidante en comparación con otros nutrientes. Investigadores de la Universidad de Kansas, Estados Unidos, concluyeron que el poder antioxidante de este tipo de té es 100 veces mayor que el de la vitamina C y 25 veces mayor que el de la vitamina E. El análisis químico del té verde revela que es rico en minerales (zinc, manganeso, potasio, etc.), vitaminas (niacina, ácido fólico y ácido ascórbico).


        El té blanco y sus efectos sobre la salud fueron estudiados por la Skin Study Center at University Hospitals of Cleveland and Case Western Reserve University, que a través de sus investigadores lo encontraron beneficioso para ayudar a la células de la piel a elevar su actividad inmunológica cuando es expuesta a rayos solares dañinos. Investigadores del Linus Pauling Institute at Oregon State University encontraron que el consumo regular de té blanco ayuda a prevenir el cáncer de colon.


         En relación al Té Oolong, investigaciones efectuadas en el  Suntory Research Center in Osaka, Japón; concluyeron que beber regularmente una taza de Oolong 15 minutos antes de comer alimentos ricos en carbohidratos,
María José Molina.Lic. En Nutrición
frena el aumento de la secreción de insulina, reduciendo entonces los efectos engordantes de la ingesta de hidratos de carbono.
Fuente: Escuela Argentina de té.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si deseas, puedes comentar o dejar tu inquietud.