jueves, 13 de junio de 2013

PAN CON PROPIEDADES FUNCIONALES


AROMA Y SABOR DE LA CORTEZA AL CORAZÓN

  Un pan que combina sus fibras, aporta hierro, magnesio y calcio, promueve el rejuvenecimiento, evita el estreñimiento, RELAJA! Es carminativo, digestivo y además es deliciiioso!! Si, si, si .... Lograr alimentos con propiedades funcionales es posible, fácil, nutritivo y por supuesto se puede lograr en casa ...

            La característica del pan común tiene sus reglas, los grandes panaderos dicen que el pan sin corteza carece de aroma, puesto que los componentes "olorosos" se forman en ella y luego poco a poco se van disolviendo en la miga, hasta llegar sutilmente al centro.     

        Más de sesenta compuestos volátiles son los encargados del delicioso aroma del pan, al ser volátiles, en  líneas generales encontramos presentes ácidos orgánicos, compuestos carbonilos, alcoholes y éteres. Eso en el pan común, pero te invito a realizar un pan del que te vas a enamorar, tanto que pasará a formar parte del pan diario en tus desayunos, meriendas y resultará una ventaja nutritiva, saludable y deliciosa, no solo para vos, sino para toda la familia.
Un pan sin corteza, concentrado en aromas y nutritivo.
PAN ACTIVO

INGREDIENTES
Ingredientes:
Un kilo  de harina común.
Un sobre de levadura deshidratada
100grs de semillas de girasol peladas
50grs de semillas de chía enteras
50grs de semillas de lino enteras
50grs de semillas de sésamo
50grs de semillas de amapola
50 grs de semillas de anís
100c.c de aceite de oliva
Una pizca de sal.
Una cucharada de miel
Preparación:
Enjuagar las semillas. Colocarlas en un boul y agregar agua hasta doblar su volumen.
Hidratar toda la noche(A este proceso se lo denomina activación)

Colocar la harina en un recipiente, Mezclar la levadura y la sal.
Hacer un hueco en el centro, agregar las semillas activadas, la miel y el aceite.
Integrar con cuchara de madera. La masa debe quedar blanda, es una masa esponjosa.
Encender el horno. 240º
Aceitar y enharinar dos moldes para pan lactal de 750 grs c/u.
Volcar la mitad de la masa en  cada uno
Dejar levar, hasta duplicar su volumen.
Llevar al horno.
Bajar la temperatura a 180º
Cocinar hasta dorar la superficie.
Una vez retirado del horno, rociar con agua limpia sobre la superficie y tapar con repasador limpio. Esto permite que no se forme costra dura.

 SEMILLAS ACTIVADAS, SUS PROPIEDADES
Al tomar contacto con agua, y estar en remojo durante toda la noche las semillas se hidratan por completo, comenzando su actividad enzimática, energética metabólica fisiológica, propia de cada semilla. Este proceso hace que la biodisponibilidad nutritiva sea mejor aprovechada a nivel intestinal y sus vitaminas, minerales y fibras solubles e insolubles logren mejor efecto.

Semillas de chía: 
    Las semillas de chía poseen 25-38% de aceite, el cual presenta un alto contenido de ácidos grasos omega-3 (50-67%) siendo una de las principales fuentes vegetales. Además aporta omega-6 (17-27%) en menor cantidad, esto colabora con el equilibrio adecuado de estos ácidos grasos.
 La chía contiene una alta proporción de compuestos antioxidantes (flavonoides, tocoferol, beta-caroteno), por lo que evita la rancidez de sus grasas insaturadas. Otro aspecto importante de estas semillas es su alto contenido en fibra (18-30%). Su fibra soluble se conforma de mucílagos, que tiene como característica principal la capacidad para atraer agua y formar geles influyendo en el correcto funcionamiento intestinal. Su consumo regular conlleva importantes beneficios como la regulación del tránsito intestinal, disminución del índice glucémico, entre otros.

Para absorber y digerir mejor los nutrientes de la semilla de chía se puede moler antes de consumirla o dejarla en remojo al menos 30 minutos antes de su consumo.  Pueden incluirse en preparaciones crudas o cocidas.

Semillas de Lino: 
Así como las semillas de chía, las de lino se destacan también por su contenido en ácidos grasos omega-3 y omega-6. Además, es una excelente fuente de fibra alimentaria soluble e insoluble, la que en total puede llegar hasta 28% del peso seco de la semilla (con predominio del tipo insoluble). Es por esto que las semillas de lino exhiben un efecto positivo para reducir estreñimiento y normalizar el tránsito intestinal.

Últimamente, se ha puesto mucha atención en las semillas de lino como alimento funcional, debido a su exclusivo perfil nutricional y a su potencialidad para disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cánceres, especialmente los dependientes de hormonas como el de mama y próstata.
 El lino posee lignanos, que constituyen la pared celular de sus semillas. Los lignanos son isoflavonas reconocidas por su función natural y terapéutica para mejorar la calidad de vida de la mujer menopáusica.
 Además, dentro de los lignanos del lino, se destacan los lignanos SDG (diglucósido secoisolariciresinol) que han demostrado actividad antioxidante y actividad de captación de radicales libres de oxígeno.
 En consecuencia, son estos los que podrían tener propiedades contra el cáncer y también colaborar con el desarrollo óseo.

Para el mejor aprovechamiento de dichos componentes la semilla de lino, debe molerse en el momento o consumirse remojada, de manera de aumentar la biodisponibilidad de sus nutrientes. 

Semillas de girasol:
además de su aporte proteico, rico en ácidos grasos poliinsaturados y un alimento de origen vegetal, esta vez su protagonismo en el pan está dirigido a que presenta un sabor delicioso, le da presencia, textura y al masticar sus semillas hidratadas sentirás una sensación súper agradable y un sabor sin igual! Las semillas de sésamo le otorgan un aporte extra de calcio además de su sabor y textura.

Semillas de anís:
Es utilizada como planta, como especia y como alimento. En el aparato digestivo posee propiedades carminativas, estomacales, antiespasmódicas y sedantes.





Semillas se amapola:  

La amapola, Papaver rhoeas, son muy apreciadas tanto en cocina como para uso medicinal. Su sabor es muy suave y recuerdan a las nueces.

Existen dos tipos principales de semillas de amapola: de color blanco-amarillo y gris-azulado.
Están constituidas por un 40-50% de aceites, son ricas en ácidos grasos insaturados, un 60% de ácido linoléico, un 30% de ácido oleico y un 3% de ácido linolénico.
Aportan también nutrientes antioxidantes (antocianidina), vitaminas del grupo B, fósforo, magnesio calcio y fibra.
Tiene en el pan un efecto relajante, ideal para personas con colon irritable.
Como terapia, las semillas de amapola son sedantes Una cucharadita al día es suficiente (a nivel nutricional), para encontrar sus beneficios. No conviene abusar de su consumo ya que podría tener un efecto demasiado sedante (sobre todo en forma de aceites o extractos)


Espero lo notes, espero lo logres, espero te guste y espero disfrutes de este pan que no solo promete sino cumple una propiedad funcional para todos…
María José Molina
Lic. En Nutrición

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si deseas, puedes comentar o dejar tu inquietud.