lunes, 15 de julio de 2013

ALTERNATIVA DE ELIXIR PARA PREVENIR Y SANAR

KEFIR

Desde tiempos inmemoriales, a este cultivo fermentativo se le ha atribuido el secreto de la longevidad. Entre otras ventajas, regula la flora intestinal.
Kinotos, manzanas, apio, arándanos, flores de jamaica, son algunas de las flores y frutos que forman parte de nuestras bebidas preparadas en base a Kéfir de agua 
Su nombre proviene del turco, y significa “bendición”. Nada más acertado, ya que sus maravillosos efectos son conocidos desde hace miles de años.
El kéfir es originario del Cáucaso y se utiliza desdela época de los sumerios. Entonces, se decía que sus consumidores asiduos superaban los 100 años; de allí la leyenda de que ingerir este cultivo fermentativo alarga la vida y mantiene la buena salud.
Quesos kefirados. Una delicia cremosa
Inicialmente, se elaboraba fermentando leche de camello, luego de yegua y, luego, de cabra y de vaca. Hoy se consume preparado a base de leche animal o vegetal o simplemente con agua (lo más recomendado por los especialistas).
“No se trata de un ‘medicamento’, sino de un cultivo de lactobacilos, prebióticos y probióticos que regeneran la flora intestinal”, a se observan como gránulos  o nódulos gelatinosos, de color blancuzco, similares a las flores de coliflor, que tras su fermentación brindan una bebida carbonatada ácida (por el ácido láctico que contiene).
Beneficios
“Su principal virtud es mantener en equilibrio y restaurar el ecosistema de nuestra flora intestinal .  La mucosa intestinal es una especie de esponja inteligente diseñada para absorber selectivamente lo que el cuerpo necesita y eliminar las sustancias tóxicas. Mantenerla en condiciones óptimas promueve una vida más sana y más larga.” 
“El kéfir tiene efecto desintoxicante, regenerador y estimulante de las defensas naturales. Presenta propiedades antivirales, antifúngicas y antibióticas y estimula el sistema inmunológico”.
Algunas de las delicias de cocina ortomolecular, tarta de manzana y nueces y panes tipo árabes, realizados con kefir de almendras
Está comprobado que ayuda a curar infecciones intestinales crónicas, enfermedades del sistema respiratorio, el hígado, la vesícula biliar y los riñones, además de ser beneficioso luego de tomar antibióticos que dañan la flora intestinal.
“No hay restricciones para su uso, sólo considerar que no quede muy dulce en caso de personas diabéticas sin tratamiento médico”,  en cuyo caso es preferible prepararlo con stevia.
“Para lograr mantener la salud intestinal, incorporar hábitos saludables es vital” además, comer sentado, masticar lento, elegir alimentos funcionales y pocos elaborados, sin conservantes, evitar lo quemado y lo tostado, el procesamiento, la sal común, los azúcares simples y bajar el consumo de grasas trans y saturadas, y promover el consumo de grasas provenientes alimentos de origen vegetal, como el aceite de oliva, l aplata, los frutos secos  y las semillas”
En las fibras de los alimentos, el kefir ofrece una ventaja importante, modificando su estructura, par mejor barrido y limpieza, la fibra modificada cumple mejor función,  hace que los alimentos se absorban lentamente, sin dañar el epitelio intestinal.
PREPARACIÓN EN AGUA
Los nódulos de kéfir pueden cultivarse en forma casera en diversos medios: agua, leche de distintas semillas o jugo de frutas. Es común el preparado a partir de leche vacuna, del que se obtiene una especie de yogurt líquido, mi preferencia es en té blanco y manzanilla con stevia, en base a agua.
Su preparación es muy sencilla: en una jarra de vidrio se colocan tres cucharadas de nódulos hidratados de kéfir,
Se coloca agua a calentar, cuando rompe el hervor, se le agega  50 gramos de azúcar,  que activará la fermentación (idealmente, debe ser integral),
Una vez que el agua azucarada esté tibia se vuelca en la jarra. Es importante tener en cuenta que el líquido no debe ocupar más de dos tercios del volumen del envase, ya que tiene que haber un espacio libre para el aire.
Posteriormente, hay que revolver con un cucharón de madera o plástico (evitar el metal), tapar la jarra con un lienzo sujetado con una banda elástica y dejar 24 horas en reposo, en un lugar templado.
Al día siguiente, se revuelve y se macera por otras 24 horas. Por último, se extraen los nódulos (que se habrán multiplicado, lo cual indica que la preparación fue bien hecha.
Se recomienda tomar un litro  por día en caso del kéfir a base de agua, o un pequeño vaso, equivalente a un pote de yogur, si es a base de leche. 


COMO CONSEGUIRLO

             “Los nódulos de kéfir suelen pasarse de mano en mano, ya que crecen indefinidamente, pero también hay quienes proveen nódulos deshidratados”.
Desde mi lugar,  ofrezco trabajar con el kefir, en todas las recetas que de a poco iremos incluyendo en nuestra nueva manera de decirle sí a la salud y bienvenida una vida óptima, la cual es posible y desde la cocina puede gestarse. 
María José Molina
Nutrición y Cocina Ortomolecular

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si deseas, puedes comentar o dejar tu inquietud.