domingo, 29 de septiembre de 2013

LA NATURALEZA NOS MANTIENE VIVOS


               
 ENZIMAS Y CLOROFILA
               “alimento y medicina verde y natural”



                Las enzimas son sustancias bioquímicas complejas que regulan y gobiernan el comportamiento y las funciones de todo organismo vivo. Toda acción bioquímica que tiene lugar en la naturaleza es causada por una enzima específica.

                La germinación de las semillas, el crecimiento de los arboles, la maduración de los frutos, la digestión humana de los alimentos son ejemplos de la actividad de las enzimas, al igual que el movimiento muscular, la visión, la audición y la respiración. Sin enzimas, la vida misma sería imposible.
               
                Las primeras etapas de la digestión de los alimentos son llevadas a cabo por las enzimas presentes en ellos. Al exprimir el jugo de las frutas o verduras, las enzimas existentes en ellas se liberan en la misma forma en que lo harían si las frutas o las verduras fuesen masticadas.

                Las enzimas inician entonces el proceso de autodigestión utilizando sus propias sustancias activas, de manera que el organismo tiene que aportar muy poca energía para completar el proceso digestivo y liberar los nutrientes que luego serán absorbidos hacia el torrente sanguíneo para ser utilizado por nuestro cuerpo.
               
                El REINO VEGETAL, nos provee de todos los nutrientes que nuestro organismo necesita, cereales, legumbres, semillas, frutas, verduras, frutos secos, ricos en vitaminas, minerales, proteínas, hidratos de carbono, energía, antioxidantes,  sales de fósforo, calcio, hierro, magnesio, potasio y un sinfín de nutrientes y sustancias protectoras y preventivas que la naturaleza ha diseñado para el hombre sano.

                Ahí lo encontrarás todo en estado natural, puede ser especialmente importante para nosotros a medida que envejecemos, pues al envejecer, la capacidad del organismo para producir enzimas disminuye (el contenido de enzimas en el organismo decae con la edad y la enfermedad).

                Las enzimas no resisten el calor. Son termolábiles, y todo proceso de cocción o industrialización, o envasado, las inhibe, o destruye. Perdiendo así su capacidad funcional en el alimento.  Al ingerir alimentos cocidos, el organismo tiene que proporcionar todas las enzimas para el proceso digestivo; esto le cuesta un consumo de energía que podría haber utilizado para otros fines. Por lo tanto, sería conveniente consumir por lo menos el 50 por ciento de los alimentos en estado natural cuando nuestra salud sea óptima, incluyendo entre ellos jugos frescos y naturales, y aún más jugos naturales cuando nuestra salud sea menos que óptima.

                Los jóvenes y atletas beneficiarían más  su cuerpo si consumieran verduras y frutas frescas para reponer el fluido perdido, en vez de consumir preparados comerciales, no solo repondrían líquidos que el organismo ha perdido, sino todo el poder enzimático y energético que las frutas en estado natural aportan.  
               

            

   

                Las frutas frescas y las verduras crudas son una fuente maravillosa de clorofila. La clorofila es el limpiador y sanador de la naturaleza. Es eficaz como antiséptico interno, es altamente alcalinizante, como estimulador de las células, como productor de sangre roja y como rejuvenecedor.
                La molécula de la clorofila es notoriamente semejante a la hemoglobina, la sustancia que trasporta el oxígeno en la sangre. La diferencia básica reside en que la hemoglobina contiene hierro en el centro de su molécula, mientras que la clorofila contiene magnesio. Aunque existen productos de clorofila, obtenerla de los jugos naturales frescos será más saludable y le permitirá luchar contra la obesidad y las enfermedades más fácilmente, debido a su poder enzimático actuando sobre ella como potente catalizador y digestivo.

                Las mejores fuentes de clorofila en forma de jugo y ensaladas de verduras son:

la lechuga, la col rizada, las hojas verdes de col, las acelgas, la alfalfa, el repollo, la espinaca, las hojas de nabo, los berros, los espárragos, el perejil, el apio, el cohombro, el pimiento verde la cebolla larga, y el cebollín, entre otros, sin embargo, cualquier hortaliza verde proporcionará

enzimas y clorofila,
“el alimento y el medicamento verde que nos da la naturaleza”

                La cocina al vapor, cocinar a fuego lento o a la plancha, la famosa dieta mediterránea rica en frutas, verduras, legumbres, leguminosas y cereales integrales, los germinados, junto con el aceite de oliva, "el oro blanco", siguen siendo garantía de una sana y adecuada nutrición. No debilite ni intoxique su organismo ingiriendo alimentos en apariencia agradable, pero desprovistos de suficiente valor nutritivo y enzimático. Al nutrirse, hágalo de acuerdo a sus actividades profesionales y en armonía con su esfuerzo corporal y mental.

                En la naturaleza, todo está previsto: la naturaleza evolucionó, con infinita sabiduría, dispersó por todos los ámbitos los elementos indispensables para sustento y protección de los seres de su evolución y puso en sus manos un reino para bendecirlo con salud y bienestar, sepa disfrutarlo, descúbralo, es un regalo divino.
María José Molina
Nutrición y Cocina Sana





Fuente de consulta: 
La dieta naturista del Profesor Narváez, hace parte del compendio de la obra científica, debidamente registrada en Bogotá - Colombia, en 1965 Registro No. 249 - Libro 2o. - Tomo 8o. de Obra Científico del Ministerio de Gobierno Bogotá - Colombia, como propiedad intelectual Conrado Narváez Zuluaga.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si deseas, puedes comentar o dejar tu inquietud.